Archivo de la categoría: Evolución

¿La maratón es cosa de la evolución?

0 corriendo

Aunque no parezca, a simple vista, que Darwin pudiera ser un buen atleta (aspecto que habría que confirmar en alguna de sus múltiples biografías) el biólogo evolucionista Daniel Lieberman sostiene que la especie humana está dotada excelentemente para las carreras en largas distancia, y que incluso es capaz de hacerlo con la cabeza enhiesta, y que estos dos hechos han sido producto de la evolución:

Hemos evolucionado a partir de ser unas criaturas no muy activas. Un chimpancé típico camina 2 ó 3 kilómetros en un día, corre unos 100 metros y se sube a un árbol o dos. Nuestro cazador-recolector medio camina o corre de 9 a 15 kilómetros diarios, y nosotros tenemos todas las características en nuestro cuerpo, desde la misma cabeza hasta los pies, que nos hacen muy buenos para los paseos y las carreras de larga distancia.

En un estremecedor pasaje de la serie La vida de los mamíferos, David Atteborough muestra una cacería de 8 horas, de un hombre persiguiendo a un venado, en los desiertos del sur de África.

0 caza

La entrevista a Daniel Lieberman se titula “The exercise paradox” y está publicada en NewScientist, 2013, junio, p. 28-29

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Evolución

¿Se automedican los animales?

De todos es conocido que los perros comen hierba para purgarse. Menos sabido es que lo mismo ocurre con los gatos, con un añadido: dado que los misifuses están continuamente limpiándose con la lengua, tragan una gran cantidad de pelos, que en los ejemplares domésticos se elimina gracias a las maltas, los piensos y la hierba de gato, vendida en semillas para plantar en tierra, macetas, e incluso para crecer sobre el propio envase comercial, provisto de arena.

Cat-facts-cat-eating-grass

http://infactcollaborative.com/animals/cat-facts.html

Esta artículo reseña otro publicado al respecto en la revista Science.

¿Los animales se automedican?

Varios expertos en ecología y biología evolutiva analizan las causas de este comportamiento en un artículo publicado hoy en Science, y centrado en el uso de la automedicación para curar o prevenir enfermedades parasíticas.

El concepto de automedicación no es exclusivo del Homo sapiens. Se conocen muchas especies de animales que deciden ingerir ciertas sustancias por su interés farmacológico y no solo por cuestiones de nutrición. No obstante, es un fenómeno poco estudiado en la naturaleza.

Propóleo

Varios expertos en ecología y biología evolutiva analizan las causas de este comportamiento en un artículo publicado hoy en Science, y centrado en el uso de la automedicación para curar o prevenir enfermedades parasíticas.

Aunque los chimpancés buscan hierbas medicinales para purgarse de posibles parásitos, no solo se automedican las especies de animales con una alta capacidad para observar y aprender. De hecho, muchos lo hacen mediante comportamientos innatos, no aprendidos.

En el artículo, los autores exponen varias consecuencias de la automedicación, que incluso pueden afectar al ser humano de manera indirecta.

En primer lugar, influye en la transmisión y virulencia del parásito. Por ejemplo, cuando la mariposa monarca deposita sus huevos en asclepias –plantas herbáceas–, tóxicas para los parásitos, estos aumentan su virulencia.

La respuesta inmune de estos animales –que tiene un costo muy alto–, puede reducirse o incluso eliminarse por efecto de la automedicación. Es el caso de las abejas, que al utilizar antimicrobianos en sus nidos han evolucionado hasta perder ciertos genes inmunológicos.

Además, los autores se atreven a pronosticar que, si se llevan a cabo más estudios, podrá observarse que los huéspedes han adaptado su comportamiento a sus parásitos, y que la automedicación está más extendida de lo que se creía.

El estudio de la automedicación también afecta a la producción de comida y medicamentos por parte del ser humano. Algunas enfermedades animales pueden ser peores si se interfiere en la capacidad de los animales para medicarse, como puede pasar con las abejas seleccionadas para producir poca resina en sus panales –sustancia antimicrobiana que reduce la producción de miel–, y que se ven expuestas a infecciones.

Por último, dado que el Homo sapiens es también un animal ‘farmacéutico’, y muchas medicinas modernas derivan de plantas y productos naturales, estudiar la medicación animal puede ayudar a descubrir nuevos fármacos de utilidad.

Babuinos

Farmacias animales

Desde que en 1978 se describiera este comportamiento aplicado a la eliminación de parásitos, la lista de animales ‘farmacéuticos’ ha crecido hasta incluir polillas, hormigas, abejas e incluso la mosca de la fruta Drosophila.

Las plantas medicinales pueden emplearse para curar o prevenir parásitos en el propio animal –como hacen babuinos y algunas orugas–, pero también se utilizan con la misma intención de manera social –como hace Drosophila con sus crías, o ciertas hormigas con sus compañeras–.

Las investigaciones sobre esta medicación social o transgeneracional indican que el estudio de la automedicación no debe centrarse en el ‘auto’, sino en la eficacia biológica que estos comportamientos aportan a la población.

Jacobus C. de Roode, Thierry Lefèvre, and Mark D. Hunter. “Self-Medication in Animals”. Science, 2013, 12 April 2013, p. 150-151.

http://www.tendencias21.net/Animales-de-todo-tipo-se-automedican-como-los-humanos_a17009.html

http://www.agenciasinc.es/Noticias/Los-animales-tambien-se-automedican

Deja un comentario

Archivado bajo Biotecnología, Evolución, Zoología

Los diccionarios especializados

Además de los tradicionales diccionarios de lenguas, bien sea de una lengua sólo, como el Diccionario de la Real Academia para el español, o el Webster para el inglés, o bilingües e incluso multilingües, como los Collins, existe una clase de diccionarios menos conocida pero igualmente valiosa, la de los diccionarios técnicos o especializados, que pueden ser a su vez en una o varias lenguas.

Los diccionarios especializados constituyen, junto con las monografías generales sobre una materia (tipo Campbell, Alberts o Silverton) excelentes puntos de partida para cualquier trabajo de clase. Están redactados por profesionales de prestigio y publicados en editoriales igualmente reconocidas, permitiendo el conocimiento del vocabulario preciso de dicha área de conocimiento, su traducción adecuada e incluir las definiciones en los textos trabajados. Además, suelen traer secciones añadidas a la propiamente terminológica, que pueden ir desde un índice cronológico con los hechos más relevantes, hasta apartados más desarrollados de un concepto o bibliografía.

Tres buenos ejemplos de este tipo de publicaciones son los siguientes diccionarios:

Dic 01

Diccionario español de la energía

dic 02

Dictionary of Energy (Elservier)

Dic 03

The Cambridge Dictionary of Human Biology and Evolution

Hay un ejemplar de cada diccionario en la biblioteca, con las signaturas (038) 620 DIC(038) 620 CLE(038) 575.8 CAM, respectivamente.

Deja un comentario

Archivado bajo Evolución, Nuevas adquisiciones de la biblioteca

El porvenir de mi pasado: la datación presente de lo que nos precedió

Dice César Millán, el famoso Encantador de perros, que la mayoría de sus clientes “viven atrapados en el pasado o en el futuro”, dejando pasar el presente. Sin necesitad de entrar en cuestiones existencialistas ni en alabar el Carpe diem (algo que padre camilo José Carlos Bermejo calificaba de deber ético), averiguar cuándo sucedió algo o en que momento preciso se creó una cosa (un manuscrito, un puente, una canción…) o nació o desapareció otra (un árbol milenario, una especie extinguida…) es una actividad a la que la humanidad ha dedicado no pocas energías.

En este sentido, la ciencia ha aportado una gran cantidad de elementos para una datación fiable, pero no han faltado polémicas en el momento en que se mezclan mitos nacionales, creencias religiosas y conjeturas de todo tipo.

Sábana Santa

(http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Shroud_positive_negative_compare.jpg)

Quizá el caso más conocido sea el de la Sábana Santa o Sudario de Turín. Recoge la entrada de Wikipedia:

«El Sudario de Turín —también conocido como la Síndone, la Sábana Santa o el Santo Sudario— es una tela de lino que muestra la imagen de un hombre que presenta marcas y traumas físicos propios de una crucifixión.1 Se encuentra ubicado en la capilla real de la Catedral de San Juan Bautista, en Turín (Italia).

El sudario mide 436 cm × 113 cm. Los orígenes del sudario y su figura son objeto de debate entre científicos, teólogos, historiadores e investigadores. Algunos sostienen que el sudario es la tela que se colocó sobre el cuerpo de Jesucristo en el momento de su entierro, y que el rostro que aparece es el suyo. Otros afirman que este objeto fue creado en la Edad Media.2 La Iglesia Católica no ha manifestado oficialmente su aceptación o rechazo hacia el sudario, pero en 1958 el papa Pío XII autorizó la imagen en relación con la devoción católica hacia la Santa Faz de Jesús.3 En 1988 la santa sede autorizó la datación por Carbono-14 de la sábana, que se realizó en tres laboratorios diferentes, y los tres laboratorios dataron la tela entre los siglos XIII y XIV (1260-1390).4 La Iglesia Católica aceptó la datación realizada5 , sin retirar el culto al objeto por representar algo, de la misma manera que se reza ante una cruz de madera por lo que representa.»

Particularmente interesante es el artículo citado en la nota 3 de la entrada, publicado por la revista Nature en 1989, y titulado Radiocarbon dating of the Shroud of Turin (“Datación por radiocarbono del Sudario de Turín”, P.E. Damon et al.)

Del empleo de métodos científicos para determinar esas fechas trata Orígenes: la datación científica del pasado, del profesor de astrofísica Matthew Hedman.  A él se dedicó una entrada de este blog en noviembre pasado. Por esa razón es recordada aquí, así como que hay un ejemplar disponible en la Biblioteca, con la signatura 551.7 HED ori.

PD. El porvenir de mi pasado es el título de un libro de Mario Benedetti, publicado en Alfaguara.

Deja un comentario

Archivado bajo Biotecnología, Evolución, Nuevas adquisiciones de la biblioteca, Uncategorized

El mono desnudo

Esta polémica obra es un retrato zoológico del Homo sapiens. Desde la antigüedad, el hombre no ha dejado de realizar sublimes y minuciosas investigaciones sobre su propia naturaleza. Sin embargo, por mucho que pretenda ignorar la herencia genética de su pasado evolutivo, el ser humano sigue siendo un primate. Las audaces especulaciones de este estudio han provocado controversias entre antropólogos y psicólogos, pero invariablemente cautivan al lector corriente, ofreciéndole un nuevo método de estudio de sí mismo.

El mono desnudo

Desmond Morris, zoólogo, pintor y escritor británico, nacido en 1928, es autor de más de treinta libros, entre los que destacan El mono desnudo, El contrato animal, El cuerpo desnudo y El zoo humano. Morris es un hombre mediático cuya popularidad se debe, en gran parte, a su faceta de presentador de diversos programas de la televisión inglesa. Por ejemplo, en Youtube se encuentran disponibles documentales como El mono cazador (The Hunting Ape, 1994), documental basado en el capítulo “Alimentación” del libro El mono desnudo. Otras emisiones muy interesantes son La biología del amor o El lenguaje del cuerpo.

Mono cazador

En la Biblioteca hay un ejemplar de El mono desnudo, con signatura 575.8 MOR mon.

Deja un comentario

Archivado bajo Evolución

“Queremos obtener un ‘pollosaurio’ a partir de una gallina”

En la entrada La vuelta de los dinosaurios se comentaba la fascinación que han ejercido estos reptiles en la imaginación de escritores, directores y guionistas de cine y televisión. La entrevista siguiente es una muestra más de ello, además de que el protagonista fuera asesor científico de Parque jurásico.

 

Crear un dinosaurio a partir de una gallina, eso es lo que propone Jack Horner (Shelby, Montana, 1946). Este paleontólogo, que participó como asesor científico en la película Parque Jurásico, afirma que bastaría con encontrar algunos genes clave para “convertir” un pollo en un dinosaurio. SINC ha hablado con él aprovechando que está en Madrid para dar una de las conferencias del congreso El ser creativo.

Guillermo García | SINC |

¿Qué le llevó a interesarse por los dinosaurios?

Estoy casi seguro de que nací así. No recuerdo no estar interesado en los dinosaurios. Además, siempre quise tener un dinosaurio como mascota (risas).

Usted y su equipo han intentado recuperar ADN de dinosaurio, ¿qué han conseguido?

Lo hemos intentado muchas veces y nunca hemos conseguido obtener nada de ADN. Se ha conseguido acceder a partes blandas de dinosaurios (vasos sanguíneos), y también se ha buscado en células óseas, pero lo máximo a lo que se ha llegado ha sido a encontrar proteínas.

¿Se podrá obtener alguna vez ADN?

Es posible que el material genético simplemente no dure tanto como para llegar hasta nuestros días, aunque continuaremos buscando…

Y mientras tanto a usted se le ocurrió crear un dinosaurio a partir de una gallina…

Los dinosaurios no se han extinguido, no hace falta crear uno porque ya los tenemos, las aves son dinosaurios. Para crear dinosaurios parecidos a los que se extinguieron a partir de una gallina solo hay que revertir los procesos genéticos que llevaron a los dinosaurios a convertirse en aves, y obtener así un pollosaurio. Para eso hay que encontrar los genes responsables de procesos como por ejemplo el hecho de que durante el desarrollo embrionario las gallinas pierdan la cola.

¿Por qué crear un dinosaurio?

Porque pueden ayudar a saber más sobre la evolución y sobre el desarrollo e incluso contribuir a importantes avances médicos. Y porque quiero uno.

“Los dinosaurios no se han extinguido, no hace falta crear uno porque ya los tenemos, las aves son dinosaurios”

¿Qué opina de las posibles implicaciones éticas?

No creo que existan implicaciones éticas. El ser humano ya ha alterado genéticamente muchas plantas y animales. Realmente no es diferente de cambiar características animales mediante cruzamientos convencionales.

¿Qué siente cuando encuentra un fósil?

Mi oficina es el campo, el trabajo de un paleontólogo consiste en buscar, por eso es muy excitante para mí cuando encuentro un fósil de dinosaurio, y en ese sentido he tenido mucha suerte.

¿Cuál ha sido el descubrimiento más importante para usted?

Mi descubrimiento favorito fue encontrar los primeros embriones de dinosaurios encontrados en el mundo.

Usted fue el asesor científico de Parque Jurásico, ¿cómo fue su experiencia trabajando en una película?

Trabajar con Steven Spielberg fue muy divertido, pero no cambiaría mi trabajo por el suyo porque pienso que buscar dinosaurios e investigar sobre ellos es el mejor trabajo que puede existir en el mundo.

¿De qué manera contribuyó en la realización de la película?

Mi trabajo fue asegurarme de que la recreación de los dinosaurios fuera lo más precisa posible, basándome en mi conocimiento científico.

¿Qué le parece Alan Grant, el protagonista de Parque Jurásico inspirado en usted?

Me alegré mucho de que mi personaje no fuera devorado por un T. rex

Michael Crichton fue el primero que imaginó la posibilidad de resucitar a los dinosaurios, ¿será usted el primero en llevar esa ficción a la realidad?

Eso espero.

http://www.agenciasinc.es/Entrevistas/Queremos-obtener-un-pollosaurio-a-partir-de-una-gallina

Deja un comentario

Archivado bajo Divulgación científica, Evolución, Genetica

Evolución y Dios, 2: la (complicada) convivencia de la teoría de la evolución y las creencias religiosas

En la entrada anterior, Evolución y Dios, 1 se veía el revuelo que, a nivel personal y social, había causado la publicación de El origen de las especies de Charles Darwin. ¿Qué pasó con posterioridad? Ander Aspiroz, en el artículo también citado,  La “diabólica” evolución de Charles Darwin (ABC, 2 de marzo de 2012), lo resume así:

«El creacionismo hoy día: En 2009, la iglesia anglicana dio un paso al frente y enmendó su actitud hacia el naturista con un comunicado en el que asumía sus errores: “Charles Darwin: 200 años después de tu nacimiento, la Iglesia de Inglaterra te debe una disculpa por malinterpretarte y por, además de tener una reacción equivocada, haber animado a otros a no comprenderte tampoco. Tratamos de practicar la antigua virtud de ‘fe buscando la comprensión’ y confiamos en que esto suponga una reparación”.

Sin negar a Dios, muchas tendencias religiosas han aunado parte de la teoría darwinista con la fe. La idea es que, aún reconociendo la evolución de las especies, la vida sigue teniendo su origen en un diseño divino. Hizo falta un arquitecto superior que edificara al ser humano, aseguran.

El sector más irredento entre los creacionistas del siglo XXI goza de una especial fuerza en Estados Unidos, donde según algunas encuestas hasta el 47% de la ciudadanía rechaza a Darwin y sigue considerando únicamente a Dios como principio de todas las cosas. Una de sus máximas figuras es la exgobernadora de Alaska y excandidata a la Vicepresidencia Sarah Pallin. “No creo en la teoría de que los seres humanos, que aman y piensan, se originaron en los peces que desarrollaron piernas y salieron del agua, ni en que los monos que un día bajaron de los árboles”, declara la líder del Tea Party en su biografía Going Rogue

La importancia de esta cuestión es tal, que la serie Evolution (Evolución), igualmente comentada en este blog, dedica uno de sus capítulos al tema, titulándose significativamente What about God?

El capítulo termina con una sorprendente revelación sobre la evolución al respecto del propio Darwin.

Aun existiendo muchos matices, se pueden ver cuatro grupos diferenciados en cuanto a su respuesta a estas dos cuestiones:

– Los creacionistas, especialmente fuertes entre ciertos sectores protestantes norteamericanos, como los Testigos de Jehová. No admiten la evolución.

– Los que, como señala Aspiroz, aun admitiendo la evolución, ven en ella una intervención divina. En esta línea estarían, en general, las iglesias católica, anglicana y ortodoxa y otros sectores del protestantismo.

– Quienes, siendo firmemente evolucionistas, se declaran agnósticos respecto a las creencias religiosas. Es el caso de Stephen Jay Gould, que declara en su libro Ciencia versus religión: un falso conflicto:

«Escribo este libro para presentar una resolución felizmente simple y completamente convencional a un tema tan cargado por la emoción y por el peso de la historia que cualquier sendero expedito suele convertirse en algo recubierto por una maraña de disputa y confusión. (…) [Soy] agnóstico en el sabio sentido de T. H. Huxley [el “Bulldog de Darwin”], quien acuñó el término cuando identificó este escepticismo como la única posición racional porque, realmente, no podemos saber.» [cubierta]

– Finalmente, aquellos que además de evolucionistas, consideran totalmente incompatible ambas facetas, como en el caso de Edward O. Wilson, llevándoles incluso al ateísmo militante, algo que puede apreciarse en Richard Dawkins (El relojero ciego o El espejismo de Dios). El primero sostiene lo siguiente en La conquista social de la tierra:

«La religión no resolverá nunca este gran enigma. Desde los tiempos del Paleolítico, cada tribu (de las que debieron existir miles y miles) inventó su propio mito creacionista. Durante este largo tiempo de sueño de nuestros antepasados, seres sobrenaturales hablaban a chamanes y profetas. Se identificaron de diversas maneras a los mortales: como Dios, una tribu de dioses, una familia divina, El Gran Espíritu, el Sol, fantasmas de los ancestros, serpientes supremas, híbridos de animales diversos, quimeras de hombres y bestias, arañas celestiales onmipotentes… cualquier cosa, todo lo que pudieran conjurar los sueños, los alucinógenos y la fértil imaginación de los líderes espirituales.» [p. 19-20]

El segundo, conocidísimo polemista, reeditó hace unos meses el famoso Debate sobre la evolución con el actual, aunque ya próximo a jubilarse, Arzobispo de Canterbury, el anglicano Rowan Williams. Picando en la foto, se accede a la noticia de El mundo (23-02-2012):

En las bibliotecas de la Universidad de Salamanca hay varios ejemplares y traducciones de El origen de las especies (en Biología, 575.8 DAR ori). Ciencia versus religión: un falso conflicto, se encuentra disponible en la Biblioteca (5/6 GOU cie) y en la Francisco de Vitoria (215 GOU cie). La conquista social de la tierra, del que se hizo una entrada en este blog, está en nuestra biblioteca, con la signatura 575.8 WIL con. Finalmente, de El relojero ciego, agotada su edición en español, está el original en inglés (The blind watchmaker) próximo a llegar.

4 comentarios

Archivado bajo Evolución