Archivo de la categoría: Especies invasoras

La silenciosa conquista de las plantas invasoras

Más de 750 especies de árboles y arbustos asedian ecosistemas ajenos en todo el mundo, dañando seriamente su biodiversidad, según el último recuento del catálogo global de plantas invasoras

Cañas

Sabemos que la avispa asiática, feroz depredador, es una amenaza creciente para la viabilidad de las abejas. Se está expandiendo por Europa y otras regiones del mundo, matando con sus poderosas mandíbulas a sus indefensas víctimas o acabando con la vida de colmenas enteras con su sola presencia, que aterroriza a las obreras y provoca su muerte por inanición. Y bien conocido en España es el caso de los visones americanos, que han ganado el terreno a la raza europea, con ejemplares de menor tamaño. Pero los animales no son los únicos conquistadores de la naturaleza: las plantas, árboles y arbustos, también tienen actitudes imperialistas.

Por lo general, son los humanos los que propician estas invasiones, trasplantando ejemplares fuera de su territorio. Y muchas de estas especies arbóreas se lanzan a la conquista en cuanto tienen ocasión. Algunos árboles y arbustos son especialmente sanguinarios: 32 de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo son plantas terrestres. Acacias, cañas, pinos, chumberas y tulipanes están arrasando regiones que no les pertenecen, secando los suelos, desterrando a la fauna autóctona, extinguiendo a la flora del lugar e incluso propiciando desastres naturales como incendios y corrimientos de tierras.

Y las conquistas no dejan de multiplicarse. En la actualidad, 751 especies de plantas están invadiendo regiones del planeta para las que no estaban destinadas, alterando sus ecosistemas. En concreto, 434 árboles y 317 arbustos, según el último recuento realizado por los mayores expertos en invasiones arborícoras para la base de datos global, una herramienta abierta y disponible online para que la pueda utilizar ecólogos y conservacionistas de todo el mundo.

cañas 3

http://www.jardineria.pro/26-04-2008/plantas/plantas-invasoras#.UYeKx6KeOyo

Un problema creciente

En los dos últimos años, se han sumado 139 nuevas especies a la lista (86 árboles y 53 arbustos), lo que significa un aumento de un 22% en sólo dos años. En parte, porque los problemas de especies invasoras aumentan por todo el planeta pero también, como reconocen los propios autores, porque el catálogo actual es realmente completo frente al listado previo. “Como habíamos previsto, principalmente debido a la falta de información objetiva de algunas regiones, la lista inicial estaba incompleta. Por esta razón, la actualización de la base de datos debe estar disponible para los ecólogos y gestores”, explican en su estudio, publicado en Diversity y Distributions.

La información es fundamental para combatir este fenómeno y saber qué especies asaltan determinado ecosistema es crucial. En este sentido, determinadas regiones tienen un problema con la calidad y cantidad de los datos disponibles, lo que dificulta el trabajo de los especialistas. “Desafortunadamente, la mayoría de los nuevos datos provienen de zonas previamente bien cubiertas y no de las regiones en las que creemos que todavía faltan datos fiables”, lamentan.

Para catalogar a una planta como invasora no basta con que este presente en un ecosistema, ni siquiera que se esté reproduciendo de forma viable en el lugar. Los expertos sólo consideran invasora a una especie que esté extendiéndose dentro de esa zona, ganando terreno a la vida local. La magnitud del problema se ha incrementado notablemente durante las últimas décadas, por culpa del incremento rápido en la deforestación y otros cambios acelerados del uso del suelo.

Algunos de los peores asaltantes de ecosistemas son los pinos, introducidos durante años en grandes áreas, y que están haciendo un daño terrible en importantes regiones del hemisferio sur. Algunas de estas especies, como el pino rodeno, se regeneran con fuerza tras incendios forestales, sustituyendo plantas nativas, alterando las dinámicas de los incendios, cambiando el ciclo de agua y nutrientes y modificando los hábitats de muchos animales.

La presencia de estas especies invasoras es tan escandalosa que incluso se puede estudiar su extensión sirviéndose de herramientas tan sencillas como Google Street View,como quedó demostrado en un estudio reciente publicado en PLoS ONE por investigadores españoles. Con los datos actuales, las regiones con más especies invasoras en sus suelos son América del Norte (212 especies), las islas del Pacífico (208) y Australia (203). Las principales zonas de origen de estos árboles y arbustos invasores es Asia, con más de 200 especies, América del Sur, Europa y Australia.

 

Cañas

Plumero o Hierba de la Pampa (Cortaderia selloana)
http://fichas.infojardin.com/arbustos/cortaderia-selloana-plumeros-carrizo-pampa.htm

Javier Salas, La Razón, 6 de mayo de

2013, http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/2151071/sociedad+medio-ambiente/la-silenciosa-conquista-de-las-plantas-invasor#.UYeJhqKeOyo

Deja un comentario

Archivado bajo Botánica, Especies invasoras

Nueva lista de especies invasoras en España

El Gobierno ultima la nueva lista de especies invasoras, que modifica el que fue aprobado en noviembre de 2011, al final de la anterior legislatura, y que reduce el número de especies incluidas en dicho catálogo, de forma que permite “sueltas” de trucha arcoiris y la introducción autorizada del arruí en algunas regiones.

Vison-1469b

http://www.mascoteros.com/archives/tag/vison-americano

Según el borrador del Real Decreto por el que se regula el catálogo español de especies exóticas invasoras, al que ha tenido acceso Europa Press, el Gobierno señala que las “modificaciones más significativas” se encuentran en la sustitución del listado por la elaboración de una relación indicativa de especies con potencial invasor.

De este modo, el proyecto incluye una disposición específica para el galápago americano, el cangrejo rojo y el arruí. Así, “todas” las subespecies de este tipo de galápago se incluirán en el catálogo a partir del 1 de diciembre de 2013. Sin embargo, los ejemplares comprados antes de esa fecha podrán ser mantenidos por sus propietarios, aunque se deberá informar hasta el 1 de diciembre de 2014 de su posesión a las autoridades ambientales competentes.

Además, incluye otra excepción con el cangrejo rojo que consiste en que los que se destinen a la industria alimentaria se regirán por la normativa de sanidad y consumo de cada comunidad autónoma, que serán las encargadas de autorizar dónde se pueden extraer para la industria alimentaria.

Arui

En cuanto al arruí, en las zonas de introducción autorizada antes del 14 de diciembre de 2007 y en las áreas de expansión natural delimitadas en Castilla-La Mancha; Comunidad Valenciana, Andalucía y Extremadura, será “obligatoria” la elaboración de normas, planes o estrategias para su gestión.

Respecto al visón americano, el borrador subraya que “en ningún caso” se autorizarán nuevas explotaciones de cría de visón americano o ampliación de las ya existentes, en las provincias de distribución del visón europeo.

Por otro lado, indica que cuando se detecte la presencia de ejemplares de las especies del listado fuera de las áreas de distribución no se podrá autorizar su aprovechamiento cinegético y piscícola, sino que las autoridades competentes, tendrán que proceder a su erradicación mediante las metodologías apropiadas, pudiendo recabar ayuda de organizaciones sin ánimo de lucro. […]

Especies afectadas

Tras la revisión del listado, del que salen numerosas especies de flora y fauna, se considera invasoras a especies como el madroño, la acacia, la mimosa, el jacinto de agua, la chumbera, el nematodo de la madera del pino, la almeja de río asiática.

Se mantienen en el listado el mejillón cebra, el mejillón de agua salobre, el caracol trompeta, el mosquito tigre, la araña roja, la chinche americana del pino, el picudo rojo o gorgojo de las palmeras.

Respecto a peces, son especies invasoras el pez gato negro, el lucio, el pez sol, la perca americana y la perca de río, el pez escorpión o el siluro, así como el sapo común asiático o las ranas toro y de uñas africana.

Al mismo tiempo, las aves consideradas especies invasoras se reducen en gran medida respecto a la norma anterior y quedan en la lista el ruiseñor del Japón, la cotorra argentina, la malvasía canela, la cotorra de kramer o el ibis sagrado.

Finalmente, las especies invasoras de mamíferos son el arruí (excepto en Murcia y con las salvedades expuestas); el erizo pigmeo africano y el erizo egipcio, el visón americano, el perro mapache, el muflón, el mapache, el murciélago egipcio o la rata parta y negra.

2 COTORRA ARGENTINA

http://tomas-avesdepueblonuevo.blogspot.com.es/2010/03/cotorra-argentina.html

Noticia completa:

http://www.europapress.es/sociedad/medio-ambiente-00647/noticia-nueva-lista-especies-invasoras-permitira-sueltas-trucha-arcoiris-introduce-arrui-algunas-zonas-20130408190822.html

Deja un comentario

Archivado bajo España, Especies invasoras

El bienestar animal

“Lo/a trata como a un burro”… “Toda la vida he sido un mulo de carga” … “Cuanto más conozco a las personas, más quiero a mi perro”.

Los animales, desde hace miles de años, han estado al servicio del ser humano, bien como tiradores o porteadores de cargas y personas, bien como ayuda en la caza, como alimento, como compañía… Sólo desde hace relativamente muy poco tiempo se empezó a plantear a nivel social que eran merecedores de otra consideración… y de otro trato. Tan es así, que ya es de común escuchar expresiones como bienestar animal o derechos de los animales.

El crecimiento económico de las sociedades occidentales en el último siglo y medio ha tenido que ver mucho en el desarrollo de esta conciencia social de que los animales no son meros instrumentos o alimentos al servicio del hombre. No es casualidad de la explosión de razas de perros o canarios empezara entre las clases acomodadas de la Inglaterra victoriana de la segunda mitad del siglo XIX, en un crecimiento imparable que hace hoy en día habitual la presencia de todo tipo de animales de compañía en casas y calles de nuestros países (aunque este desarrollo no haya ido acompañado, en muchos casos, de una adecuada conciencia cívica acerca de qué hacer, por ejemplo, con las defecaciones de los perros en parques y vías) y la existencia de refugios y protectoras de animales.

main-cat

http://www.ufaw.org.uk/

Sin embargo, la cuestión es compleja y muchos los intereses encontrados; por ejemplo:

– hay quien afirma que los animales no tienen derechos (caso del filósofo Fernando Savater o del político Tony Cantó), mientras que en Cataluña se han abolido las corridas de toros, pero no los llamados correbous (espectáculos callejeros con toros), incoherencia ésta fruto del cinismo de los partidos nacionalistas de la comunidad, al igual que en Canarias, donde se mantuvieron las peleas de gallos por considerarlas parte de la identidad canaria.

– Hay quien aboga por la prohibición total de la caza, mientras otros sueltan visones americanos de granja… que acaban perjudicando al visón europeo.

– Los toros, por otra parte, son la razón de ser de la existencia de las dehesas, pero están bajando tanto que ahora las dehesas son más rentables por la cría de venados… que son posteriormente víctimas de monterías.

– Se siguen colgando y despellejando galgos cuando dejan de ser útiles para la caza.

– El abandono de animales domésticos continúa siendo muy alto y las protectoras no dan abasto, a pesar de que, con la crisis, se informaba recientemente de que la adquisición de mascotas por adopción había superado por primera vez a la compra.

– En Australia, los vecinos alimentan a los gatos callejeros, mientras en el campo se los caza como especie invasora… y los aborígenes se los comen.

– Se aplican directivas europeas que buscan una vida más desahogada de los animales estabulados… provocando la subida del precio de los huevos.

– El gasto en alimentación para mascotas en los EE.UU supera al PIB de muchos países.

bienestar-animal

El libro Bienestar animal, coordinado por A. Herranz y J. López Colmenarejo, aborda esta cuestión, enfocándola sobre todo en lo que afecta a la industria agropecuaria. Como se señala en la cubierta,

En 50 años, la sociedad europea occidental ha pasado de demandar fuentes de proteína animal a bajo coste a convertirse en una sociedad de alto nivel adquisitivo. En ella los alimentos deben contar con un valor añadido a su propio valor energético o gastronómico: deberán ser producidos bajo las máximas garantías de seguridad alimentaria y los animales de los que proceden deben haber sido criados respetando una serie de cuestiones éticas y morales que hoy en día se imponen en una sociedad moderna y avanzada.

Existe un ejemplar de Bienestar animal en la Biblioteca, con la signatura 57:17 BIE her.

Deja un comentario

Archivado bajo Especies invasoras, Naturaleza, Nuevas adquisiciones de la biblioteca, Zoología

La cotorra argentina amenaza con convertirse en una plaga

Barcelona, con 2.500 ejemplares, es la ciudad europea con mayor población – Aparte de ser muy ruidosa, sus nidos dañan los árboles por su gran tamaño

Cotorra argentina

La cotorra argentina se ha convertido en un verdadero problema en muchas ciudades españolas, como en Barcelona, la capital europea con mayor número de ejemplares de esta ave -unas 2.500 viven en sus árboles-, cuya colonia sigue creciendo a un ritmo de un 8% anual.

Aunque de apariencia simpática para los urbanitas por su llamativo plumaje verde y pico amarillo, la Miopsitta Monachus, además de muy ruidosa, es un animal invasor gran depredador de su entorno, que fue importado como animal de compañía.

Para edificar sus enormes nidos, llenos de recámaras y que pueden llegar a pesar hasta 150 kilos, destrozan sistemáticamente la vegetación para hacerse con ramas con que construirlos.

Ubicados en la parte alta de las copas, los nidos provocan por su peso graves daños en los árboles, muchas de cuyas ramas acaban venciendo, poniendo en peligro a los transeúntes.

Aunque las palmeras son sus árboles favoritos, las cotorras no respetan cipreses, pinos ni plátanos, pero tampoco farolas o torres de tendido eléctrico, explica a la agencia Efe Joan Carles Senar, jefe de investigación del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, quien desde hace una década dirige un equipo de seguimiento de estas aves, que se encarga también de marcar con números estos ejemplares.

La ausencia de depredadores ha permitido su expansión

En el último censo de 2006 se cifró su población en unos 2.000 ejemplares, que comenzaron a verse volar por Barcelona a finales de los años setenta. Libres de depredadores, se expandieron y comenzaron a criar.

Antes de prohibirse su importación, las cotorras argentinas eran muy baratas en comparación con los loros u otras especies. Muchas familias que querían tener un animal exótico se decantaban por ellas sin pensar que eran demasiado chillonas ypodían resultar violentas.

Resultado: sus propietarios las acababan soltando y se expandieron ayudadas por su capacidad para comer prácticamente de todo: dátiles, hierba, las piñas de los pinos y cipreses, tomates, fruta y, sobre todo, por su adaptación al pan, que ahora supone el 40% de su dieta.

Además, se nutren también de los cultivos de los huertos, como saben muy bien los payeses de los barrios de Sarrià y Horta o de localidades vecinas como El Prat, donde se han detectado casos en los que han arrasado el 80% de lo plantado, por lo que los agricultores se han decidido a cazarlas.

Senar dirige el censo que elabora el Museo de Ciencias Naturales, por encargo de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, que estará finalizado en breve y en el que además se estudiará si esta especie puede transmitir alguna enfermedad al hombre.

En Barcelona están sobre todo en la zona de la Ciutadella, y a lo largo de la Avenida Diagonal, donde hay gran número de palmeras, pero también tienen focos importantes en la Plaza Tetuán o en el Jardín de las Infantas.

La eliminación de sus nidos se hace aprovechando la época de poda de las palmeras, que se ha adelantado por la proliferación del escarabajo morrudo. Durante la poda invernal se aprovecha para retirar los nidos, actuación que también se activa si un vecino advierte de un posible peligro de que caiga en la vía pública.

El Ayuntamiento no considera que sean una plaga

No obstante, el Ayuntamiento no considera la cotorra como una plaga, ni existe aún un programa de erradicación o esterilización, y por tanto no se eliminan todos los nidosque se encuentran.

El término plaga es subjetivo para referirse a la cotorra, todo depende de si se habla con los payeses de El Prat o con algunos vecinos que las ven en la calle y dicen: ‘¡mira qué monas, qué bonitas!’, pero no se dan cuenta del peligro que pueden llegar a conllevar si siguen expandiéndose”, advierte este experto.

De hecho, y según las encuestas municipales, cada vez hay más partidarios de que se actúe sobre ellas. “Aunque resulte un animal bonito o simpático, son invasores”, recalca Senar, quien reconoce que, de momento, no tienen tan mala prensa como las palomas.

Aunque Barcelona es la ciudad con más cotorras de toda Europa, no es un problema sólo de esta capital y su área, sino que afecta a toda Cataluña y al resto del país. “España es el país europeo que tiene más”, afirma Senar, que apunta que su presencia es también muy problemática en urbes como Sevilla o Valencia [en Madrid, se pueden ver perfectamente en la Ribera del Manzanares, junto a la Estación del Norte / Príncipe Pío]

La eliminación directa de ejemplares de cotorras es el doble de efectiva a la hora de controlar el tamaño de la población que evitar su reproducción por medio de anticonceptivos o eliminando sus nidos.

Menos prolíficas que las palomas -especie con la que se llevan “regular” porque cada vez pelean más por la comida-, todavía se encuentran muy lejos de su número (más de 250.000 sólo Barcelona), aunque Senar advierte de que si no se actúa o se hace tarde luego será mucho más complicado evitar que se convierta en una potencial plaga.

http://www.rtve.es/noticias/20100213/cotorra-argentina-amenaza-convertirse-plaga-barcelona/317748.shtml

Deja un comentario

Archivado bajo Especies invasoras, Medio ambiente

El Alto Guadiana vuelve a correr

Decía Chesterton que lo extraordinario de los milagros es que raramente ocurren. ¿Estaremos ante uno de ellos?

El río llega a las Tablas de Daimiel por primera vez en más de 25 años

RAFAEL MÉNDEZ, Daimiel, 13 NOV 2012

Julio Escudero parece más que satisfecho. A sus 85 años, el último pescador de las Tablas de Daimiel sonríe en su modesta casa en el parque nacional: “El Guadiana está hermoso”. La noche del domingo, el río Guadiana comenzó a entrar a Las Tablas, algo que no ocurría desde hace más de 25 años (unos dicen que la última vez fue en 1984 y otros, que en 1986). El acuífero 23, sobreexplotado durante décadas por el regadío, sigue asombrando a expertos y se recupera debido a lluvias de años anteriores. Puede que sea un espejismo, una situación que dure poco, pero demuestra que con control e inversiones hasta el ecosistema más ajado puede recuperarse.

Bajo el restaurado molino de Molemocho, a la entrada del parque nacional, se escucha el rumor del agua. Es una fina lámina constante que crece por momentos. Normalmente, el molino estaba cerrado para evitar que el agua de Las Tablas escapara por el Guadiana, en un fenómeno esperpéntico que ha dado lugar en ocasiones a un Guadiana remontante. En esos casos, el agua del parque —a veces bombeada desde el subsuelo— corría en dirección contraria a la natural. La topografía del terreno es tan llana, que casi todo es posible en este rincón de Ciudad Real.

Pero hoy no. Desde la noche del domingo, el agua fluye como antaño: desde el cauce del Guadiana hacia Las Tablas, donde se juntará con las aguas del río Cigüela para formar un humedal protegido desde los años setenta, cuando los planes de desecación que el régimen de Franco comenzó dos décadas antes comenzaban a notarse.

“Es una situación excepcional, muy esperanzadora”, explica Miguel Mejías, responsable de Hidrogeología del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), que la semana pasada comprobó en la zona el resurgir del acuífero.

Unos 5,5 kilómetros más arriba, en el Molino del Nuevo, comienza a discurrir Guadiana. Aún no es muy ancho, mucho menos que el original, y del que solo se conoce el rastro por el suelo oscuro resto de la turba. Las Tablas de Daimiel se habían mantenido con agua los últimos años. A veces, con bombeos de agua, a veces, bloqueando la salida del caudal. Pero el antiguo cauce del Guadiana llevaba seco décadas.

Aún más arriba, en diciembre pasado aparecieron unos nuevos ojos del Guadiana, afloramientos de agua por la mejora del acuífero, pero en junio, con el estío y los riegos, se secaron.

Mejías explica que lo que ha pasado es que en los últimos tres años el acuífero 23, una enorme balsa subterránea que al rebosar formaba La Mancha Húmeda, ha mejorado enormemente: “Entre marzo de 2009 y marzo de 2012, el acuífero se ha recuperado una media de 14,5 metros”. Aunque el año más húmedo fue el 2009- 2010, ese curso el nivel ascendió cuatro metros. El curso siguiente otros ocho, y el 2011-2012 recuperó otros 2,5 metros. Esto es chocante porque ese curso hidrológico fue extremadamente seco, pero el acuífero es tan grande que mantiene inercia de varios años: “El agua que se filtra tarda mucho en llegar al acuífero”.

En volumen impresiona aún más la recuperación: a finales de 2009, el acuífero tenía un déficit de 3.000 hectómetros cúbicos y en marzo pasado era de 800. El volumen ganado es prácticamente el mismo que el que acumula el embalse de La Serena, en Badajoz, el mayor de España.

El agua aún no ha llegado al nivel que tenía en los años setenta, cuando el sistema aún funcionaba con fluidez y el acuífero rebosaba en los Ojos del Guadiana. Pero tampoco hace falta. Mejías cuenta que las extracciones del terreno, las siembras y los incendios de turba en el cauce han reducido unos metros el nivel. Lo suficiente para que el agua mane, aunque esté unos metros por debajo de la cota de entonces. Este experto compara la situación actual con la de diciembre de 1983, cuando el agua en el entorno de los Ojos estaba a 610,17 metros sobre el nivel del mar. En septiembre, el piezómetro del IGME marcó 610,01, solo 16 centímetros por debajo. “La situación es espectacular”, recalca encantado.

Aparte de las abundantes lluvias, la mejora refleja el mayor control durante años. Cuando Las Tablas tocaron fondo y comenzó a arder la turba del subsuelo, la Administración asumió que un parque nacional no podía estar seco. No era de recibo que uno de los ríos más importantes de la Península surgiera en la depuradora de Ciudad Real, mientras en el teórico nacimiento había un puesto de venta de melones —que ahí sigue porque el agua aún no ha llegado—.

En los últimos 10 años, la Confederación Hidrográfica del Guadiana legalizó 4.000 pozos e instaló más de 8.000 caudalímetros en los pozos gracias a una inversión de 1.000 millones. Además, el parque, gestionado por el Ministerio de Medio Ambiente, ha comprado 1.904 hectáreas de tierra de regadío alrededor, que se han dejado de cultivar. El actual Gobierno, del PP, ha paralizado las compras de fincas. Los recortes, que azotan especialmente al Organismo Autónomo de Parques Nacionales.

Además, el ministerio ha dejado de comprar derechos de agua a los regantes y ha establecido un sistema de compraventa entre particulares. Los ecologistas temen que esto impida culminar el sueño de la recuperación de La Mancha Húmeda. WWF denunció en octubre que lo que ocurre es que hay compras fantasmas, que solo vende caudal quien tiene un derecho de un pozo del que no saca agua. El resultado, según la ONG, es que la explotación del acuífero crece aunque sobre el papel se mantiene o incluso disminuye. Otro problema creciente es la amenaza de la mala depuración de los pueblos cercanos.

Julio Escudero no parece preocupado por los cambios legales. “Lo que me tiene mareado es que las garzas imperiales este año no han criado y el pez ese nuevo”. Se refiere al pez gato, una especie invasora que llegó hace dos años a Las Tablas. No todo iba a ser buenas noticias.

‘Los que decíamos que había futuro no mentíamos’. Por JESÚS CASAS

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/12/actualidad/1352755578_374586.html

Deja un comentario

Archivado bajo Ecología, España, Especies amenazadas, Especies invasoras, Medio ambiente, Política científica

El mapache no es bienvenido en Doñana

Andalucía intenta evitar que esta especie invasora, introducida en España como mascota, se instale en el espacio protegido
Los técnicos han capturado 11 ejemplares junto al recinto

Manuel Planelles

Pasear con un mapache (Procyon lotor) puede convertirte en el tipo más original del barrio. Pero esta exótica mascota, encantadora cuando es una cría, es una bomba de efecto retardado. “Al año de vida entran en celo, se vuelven agresivos y huelen mal”, explica Francisco José García, biólogo que trabaja desde hace cinco años en Madrid para erradicar a este mamífero originario de Norteamérica. Mantener un mapache adulto en casa es complicado y muchas personas optan por la peor de las soluciones pensando que es la mejor de las salidas: soltarlos en la naturaleza.

El problema se ha trasladado ahora a Doñana y al entorno de este importante espacio protegido. Los agentes medioambientales han capturado ya 11 ejemplares en libertad cerca del parque y la Junta de Andalucía ha puesto en alerta a sus técnicos para evitar que se asiente esta especie invasora, voraz y con una gran capacidad de adaptación.

El problema ya es relevante en Madrid y Guadalajara, donde existen poblaciones asentadas desde comienzos de este siglo. Surgió cuando el mapache se puso de moda como mascota. Un artículo publicado en diciembre de 2011 en la revista Biological Invasions documentaba 160 avistamientos de mapaches en libertad durante la última década en España, sobre todo la zona central. La inmensa mayoría fueron detectados en entornos urbanos.

Dos ejemplares de mapache en Bollullos de la Mitación (Sevilla). / JAVIER VÁZQUEZ

“Suelen aparecer en zonas de gran población”, detalla Eloy Revilla. Este investigador de la Estación Biológica de Doñana, perteneciente al CSIC, resalta la relación evidente que hay entre la aparición de los animales invasores y el ser humano. En la mayoría de los casos es el hombre el que introduce este tipo de especies exóticas, que se convierten en un riesgo para la fauna autóctona. Como mascotas llegaron también los primeros ejemplares de cotorra argentina a la Península, donde se han aclimatado perfectamente. Lo mismo ha ocurrido con la temida rana toro, otro invasor. Este verano, un agricultor de Tarragona encontró entre sus cultivos un ejemplar y se sospecha que también se trataba de una mascota abandonada.

En el caso del mapache, la presencia de este mamífero en el parque de Doñana se detectó a principios del mes de septiembre de 2011. Uno de los dispositivos de fototrampeo del parque capturó la imagen de un ejemplar en la zona de las Marismillas, en pleno espacio protegido. También aparecieron algunas huellas en otras áreas dentro y en los límites de Doñana. El mapache está en el catálogo nacional de especies exóticas invasoras de 2011. “Su tenencia, comercio o cesión no puede ser legal salvo que el ejemplar fuera inscrito y registrado con anterioridad a noviembre de 2011”, recuerda la Junta.

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente andaluza ha iniciado un “programa piloto de capturas de mapaches por trampeo cebado en zonas limítrofes con el espacio natural”. Desde la foto de Doñana, se han atrapado 11 ejemplares en el arroyo Majaberraque, en Bollullos de la Mitación, y cinco más en una finca de este mismo municipio sevillano, próximo a Doñana. Los agentes medioambientales, según la consejería, sospechan que en esta finca pudo surgir el problema, ya sea porque los animales se escaparan o porque fueran liberados. Se ha abierto un expediente para tratar de averiguar qué ha ocurrido.

Huellas de mapache en Bollullos de la Mitación (Sevilla). / JAVIER VÁZQUEZ

La hipótesis de la fuga no es descabellada. “Son animales muy inteligentes, tienen una gran inteligencia adaptativa”, sostiene Francisco José García. Según este biólogo, los mapaches son capaces de abrir la puerta de una jaula. “Y ese conocimiento lo utilizan luego para abrir puertas de casas, hornos y neveras en busca de alimentos”, añade.

Tras los avistamientos en Doñana y las llamadas de algunos particulares alertando de la presencia de mapaches en el Aljarafe sevillano, la Junta recurrió este verano a unos rastreadores profesionales para intentar atajar el problema. Javier Vázquez Rodríguez, veterinario y rastreador, fue uno de los encargados de peinar los municipios de Sevilla y Huelva que rodean Doñana en busca de estos animales.

Finalmente, se detectó la mencionada población en Bollullos de la Mitación, fuera de los límites del parque. “Tras localizar las huellas, se colocó el sistema de fototrampeo en agosto”, recuerda Vázquez. “La alarma saltó cuando en el fototrampeo se vio un grupo familiar”, señala la consejería. Fue entonces cuando los técnicos de la consejería, del espacio natural de Doñana y del Programa para el Control de Especies Exóticas Invasoras pusieron en marcha el plan para capturar a los ejemplares de esta zona.

Se instalaron trampas a lo largo de un tramo de unos dos kilómetros en el arroyo Majaberraque. De los 11 mapaches atrapados en libertad, se estima que ocho eran jóvenes y tres eran adultos (dos hembras y un macho). Es decir, se trataba de una población que empezaba a consolidarse en el arroyo y que ya se habría reproducido en libertad. La consejería cree que ha conseguido erradicar este foco, aunque a los agentes medioambientales de la zona se les ha repartido un manual de huellas para que puedan detectar rastros de más mapaches. Dentro de Doñana, sostiene la consejería, no se han vuelto a localizar más individuos desde finales de 2011.

“Atrapar 11 mapaches en Bollullos está muy bien, pero hay que estar alerta; no quiero ni pensar que se instalen en Doñana”, avisa Francisco José García. Advierte de la facilidad que tiene esta especie para colonizar áreas naturales. García y su equipo han atrapado unos 300 ejemplares desde que comenzaron con el programa de erradicación en el centro de la Península. También han realizado un estudio genético de las poblaciones de Madrid y Guadalajara. “Dos hembras y un macho fueron suficientes para crear la población de Madrid, que ahora tiene entre 400 y 500 ejemplares”, detalla García: “El mapache cría mucho, muy rápido y se establece en cualquier lugar”.

“Espero que se esté atento y que se consiga eliminar ahora el problema cuando es fácil”, sostiene Eloy Revilla. “Una vez que se descontrola es muy difícil erradicarlo”, añade Xavier Fernández-Aguilar, especialista del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Universidad Autónoma de Barcelona. A su facilidad para adaptarse al entorno, se añade que el mapache no tiene depredadores naturales.

Respecto a los peligros para la fauna autóctona, a Francisco José García le inquieta el daño que el mapache puede provocar entre las aves, uno de los tesoros de Doñana. “Es un depredador generalista”, indica, y en su dieta también se incluyen los huevos que roba de los nidos.

“Comen casi de todo”, insiste Eloy Revilla. A este experto de la Estación Biológica de Doñana también le preocupa el impacto que podría ocasionar una plaga de mapaches entre los anfibios endémicos y cangrejos del espacio protegido y su entorno.

A los peligros motivados por su voracidad y el daño que puede provocar en la fauna autóctona, se une que el mapache es gran transmisor de enfermedades, que pueden afectar a otros animales y también al ser humano. Se trata de dolencias como la rabia o el parásito Baylisascaris procyonis, que afecta gravemente al cerebro.

Los expertos consultados y los técnicos de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente insisten en que, por ahora, no hay razones para alarmarse por este asunto. Lo que han hecho los responsables de la Junta ha sido ceder al Departamento de Sanidad Animal de la Universidad de Murcia varios cadáveres de 11 los ejemplares capturados en Bollullos de la Mitación para que sus expertos realicen el estudio de parásitos y patógenos. “Toda la información relevante será enviada a la consejería, por si se requiere la toma de medidas de carácter sanitario urgente”, añade el Gobierno regional.

 

Una plaga en Alemania

Mientras en España la llegada del mapache está vinculada a la moda de las mascotas exóticas, en el centro de Europa está relacionada con la industria peletera. Según detalla el biólogo Francisco José García, en los años veinte del siglo pasado se introdujo este animal en Alemania pensando en la fabricación de abrigos de piel. Luego, hubo algunas sueltas selectivas en la naturaleza.
Pero se les fue de las manos. Las estimaciones más conservadoras hablan de la existencia de 400.000 ejemplares de mapache en este momento en Alemania. Las más atrevidas, de cerca de un millón. El problema se ha extendido también a otros países como Rusia, Austria o Polonia.
El semanario Der Spiegel dio algunos detalles este verano de lo que calificaba como “invasión”: una asociación de cazadores estimaba que 67.700 ejemplares habían sido capturados y sacrificados en la temporada anterior.
Los mapaches llegaron a los bosques alemanes desde las granjas peleteras. Sin embargo, también hubo sueltas conscientes en los años treinta destinadas a “enriquecer la fauna” del país.
Esta práctica, que hoy horrorizaría a cualquier experto, era bastante habitual y está detrás de la llegada de especies exóticas también en nuestro país.
Un ejemplo claro es el del siluro. El biólogo alemán Roland Lorkowsky fue quien introdujo en la Península en 1974 este enorme pez de agua dulce originario del este de Europa y Asia. Soltó en el río Segre 32 alevines procedentes del Danubio. Luego, fueron los aficionados a la pesca deportiva los que extendieron esta especie por el tramo bajo del Ebro. A esta zona llegan hoy turistas alemanes y británicos, aficionados a la pesca, en busca del siluro.
Esta especie ha dado el salto al sur de la Península. Y se sospecha que, tras la reciente introducción del siluro en el pantano de Iznájar, el más grande de Andalucía, también hay motivaciones económicas. Para intentar que el problema no se extienda ahora por todo el Guadalquivir, la Junta ha decretado la prohibición de pescar esta especie en el pantano de Iznájar.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/04/actualidad/1352060258_635943.html

Deja un comentario

Archivado bajo Especies amenazadas, Especies invasoras, Medio ambiente, Política científica, Zoología

Introducción a la conservación de las especies (J.L. Tellería)

“Las especies son piezas fundamentales del edificio de la vida cuya protección ha de ser defendida sin complejos. Su desaparición es, además de un clamoroso fracaso de nuestra gestión del planeta, una pérdida de consecuencias imprevisibles.

En este libro se exponen los fundamentos científicos de la conservación de especies […]. Sobre esta base, aborda el diagnóstico de las amenazas más frecuentes, incluyendo el seguimiento y gestión de sus poblaciones, el estudio de la calidad del hábitat, su pérdida y fragmentación, así como las interferencias con el proceso evolutivo. También describe algunas de las soluciones con las que se afrontan estos problemas, como la delimitación y gestión de las áreas protegidas, la atenuación del impacto de la urbanización y las infraestructuras, el control de las especies invasoras, la cría en cautividad, la reintroducción y la restauración de los sistemas degradados”.

Del libro Introducción a la conservación de las especies, de José Luis Tellería. La Biblioteca acaba de recibir dos ejemplares, con signatura 504 TEL int.

Deja un comentario

Archivado bajo Ecología, Especies amenazadas, Especies invasoras, Medio ambiente, Política científica