Archivo de la categoría: Ciencia y cine

El tebeo/cómic y la divulgación científica – 2

(viene de: El tebeo/cómic y la divulgación científica – 1)

El cómic abre sus bocadillos a la divulgación de los conocimientos científicos

Coincidiendo con el Salón del Cómic de Barcelona y la proximidad del Día Internacional del Libro, la industria del tenis se mueve para poder obtener la mayor visibilidad. Los ejemplares sobre superhéroes, amor, humor o incluso sexo coparán los escaparates, pero una nueva variedad dentro del ‘noveno arte’ emerge con fuerza: los cómics de divulgación científica. Evolución, antropología, física y matemáticas son algunos de los temas tratados por los cómics de divulgación científica.

STAnn2 - Pete at the Science Lab

http://www.marvelgenesis.com/2010/09/77-strange-tales-annual-2.html

No son pocos los autores interesados en la ciencia que apuestan por las viñetas a la hora de divulgar. El ejemplo más cercano es el de Jordi Bayarri, autor de la Colección Científicos. El autor explica que el potencial del tebeo de divulgación: “El cómic es un medio puramente visual apoyado por texto. Por eso es un medio excepcional para explicar cualquier cosa, no solo a niños”.

En la Colección Científicos el rigor de los datos históricos se vigila con especial cuidado. “Tayra Lanuza, doctora en Historia de la Ciencia e investigadora posdoctoral del CSIC, se encarga de seleccionar a los protagonistas y de documentarse. De esta forma se consiguen plasmar anécdotas curiosas que dotan a la historia de personalidad sin olvidar al público objetivo.

A través del crowfunding
En su serie de cómics infantiles, Bayarri narra la vida de científicos tan fundamentales como Darwin o Galileo. Para ello, el dibujante decidió utilizar el micromecenazgo o crowfunding, que ya le permitió publicar Darwin, la evolución de la teoría.

Superman

Con este sistema, la gente se compromete a comprar el libro, por el que pagará solo si se llega a una suma que permita la edición, tal y como ocurre actualmente con Galileo. Solo si recibe las peticiones suficientes, será publicado en mayo. Tras él ?siempre que se cuente con el apoyo popular? llegará Newton después del verano. Y, el año que viene, serán Marie Curie y Einstein los que protagonicen las viñetas de Bayarri.

Francia y Bélgica, pioneras
Francia y Bélgica tienen una de las tradiciones más antiguas y de mayor calidad en cuanto a cómics ?bande dessinée? se refiere, y en el caso de la divulgación científica no son una excepción. Emmanuel Roudier, un apasionado de la arqueología, es famoso por sus cómics sobre evolución humana.

Roudier descubrió que existía una gran diferencia entre el retrato que la ciencia ha construido de los primeros humanos y la visión anticuada y equivocada que tiene el gran público. “Mis cómics son un ejercicio de comunicación científica, a un humilde nivel, para hacer que evolucione la imagen de nuestros antepasados entre el gran público”, señala.

Neandertal es el único de sus cómics traducido al español, en el que narra el viaje de madurez y venganza de un Homo neanderthalensis y las costumbres de este pueblo. El trabajo de Roudier demuestra un conocimiento extenso sobre los neandertales. “En los primeros trabajos utilicé trabajos científicos, novelas, documentales e incluso visité algunos lugares prehistóricos”, explica Roudier. “Para Neandertal además conté con la ayuda de unos cuantos investigadores que me resolvieron dudas sobre técnicas y materiales”, añade.

Matemáticas y física
Las matemáticas y la física tampoco escapan a los tentáculos de los cómics. Feynman es el título de la biografía en viñetas del físico Richard Feynman escrita por Jim Ottaviani que comienza cuando nace en el pequeño Richard el amor por la ciencia, una pasión que intenta contagiar al lector. “Veo la combinación entre cómics y ciencia como algo obvio. Palabras y dibujos juntos pueden comunicar cualquier idea, no importa lo complicada que sea”, explica.

Lo mismo ocurre con las matemáticas. Los griegos Apostolos Doxiadis y Christos H. Papadimitriou se enfrentan a esta tarea en una novela gráfica llamada Logicómix. Atreviéndose incluso a romper la cuarta pared, los autores repasan la historia moderna de la lógica, la madre de la computación. “Queríamos contar una historia fascinante, y para apreciarla el lector necesitaba entender un par de cosas sobre matemáticas, lógica e historia del siglo XX”, explican.

http://ecodiario.eleconomista.es/ciencia/noticias/4744126/04/13/El-comic-abre-sus-bocadillos-a-la-divulgacion-de-los-conocimientos-cientificos.html

1 comentario

Archivado bajo Ciencia ficción, Ciencia y cine, Divulgación científica, Laboratorio

El tebeo/cómic y la divulgación científica – 1

La ciencia ha estado siempre muy presente en el mundo del cómic. Muchos de los superhéroes tienen poderes sobrenaturales, bien por ser de otros planetas, bien porque algún experimento les afectó.

spider-man-4-the-lizard-main-villain

http://screenrant.com/the-lizard-spider-man-4-only-main-villain-rob-32465/

Spider-Man o el Hombre Araña es tal vez el caso más representativo: el protagonista, Peter Parker, un tímido estudiante de ciencia, adquiere sus poderes al ser mordido por una araña radiactiva, en una visita a una exposición científica. Uno de los villanos, Lizard, es en realidad un científico que experimentó en su propio cuerpo una fórmula para conseguir algo por lo que el ser humano se lleva preguntando milenios, y que para los lacértidos es lo más natural del mundo: la capacidad de regenerar una parte corporal mutilada. Y tampoco se puede obviar la implicación ética del personaje: como le dice su tío Ben en la película, “un  gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

En España, en cambio, si hay un científico de tebeo, ése es un biólogo llamado significativamente Bacterio, uno de los protagonistas de las series de Mortadelo y Filemón, creadas por Francisco Ibáñez. Su característica principal no es tanto la previsible, la de sabio despistado, sino la de un experimentador / investigador que no da una en sus experimentos.

bacterio

http://diccionariodemortadelo.blogspot.com.es/2011/02/bacterio.html

Sus despropósitos servirían para crear alguna de las mejores historias largas protagonizadas por la pareja de detectives, como El sulfato atómico, La máquina del cambiazo o El Mundial 78, y la sublime Safari callejero:

Un ladrón ha entrado en la casa del profesor Bacterio y ha provocado que todos los animales de su laboratorio se escapen. Los animales están bajo los efectos de un suero que les varía el metabolismo y las costumbres. Mortadelo y Filemón tendrán que recuperarlos buscándolos por toda la ciudad. Así pues, buscarán, entre otros, al vampiro Celestino, la gallina Dorotea, el perro Zacarías… (de Wikipedia)

Así, el vampiro se convierte en un bebedor contumaz; el perro, en un ladrón que vende las mercancías robadas en una casa de empeños regentada por un judío llamado Isaac Levita; hay una vaca tan ligera… que vuela; o un burro que se ha vuelto tan inteligente que se pasa las horas leyendo en la biblioteca pública.

safari28 (1)

safari29 (1)

safari30 (1)

http://lomejordemortadelo.blogspot.com.es/2010/10/3.html

Continúa en: El tebeo/cómic y la divulgación científica – 2

1 comentario

Archivado bajo Ciencia ficción, Ciencia y cine, Divulgación científica, Laboratorio, Naturaleza y cine

Vacaciones de Semana Santa… de cine

Se acerca la Semana Santa y la primavera ya está aquí (aunque pudiera no parecerlo). Las vacaciones y los próximos meses son un momento privilegiado para observar la naturaleza, y más en este año con un invierno tan lluvioso y donde, si no hay un contratiempo muy grave, primavera será espectacular (eso sí, para desgracia de los alérgicos).

También los días de la primera luna llena de la primavera son una excelente excusa para disfrutar del buen cine, en sus infinitas temáticas: religioso/histórico (una de romanos, como diría Joaquín Sabina) como las siempre recomendables Ben-Hur, El Evangelio según san Mateo de Passolini o Jesús de Montreal, una sesión continua de La guerra de las galaxias o El señor de los anillos… y dos películas recomendadas para nuestra sección de Ciencia/Naturaleza y cine.

La primera de ellas es El inglés que subió una colina y bajó una montaña. Un todavía joven Hugh Grant encarna a un ex-combatiente de la Primera Guerra Mundial que se desplaza con un colega a un pueblo del País de Gales para realizar una comprobación topográfica de la zona, llegando a la conclusión de que un pico local es en realidad colina porque no alcanza la altura necesaria, lo que provoca el levantamiento de los lugareños, encabezados por el viejo y brioso pastor protestante.

El inglés

En la línea maestra de las comedias agridulces británicas, El inglés… es una película llena de paisajes maravillosos, personajes entrañables, dramas y alegrías muy vivos. Y a la vez, una película humilde, en el mejor sentido, el etimológico (humus) de la palabra.

elinglesquesubio_foto

La otra recomendación tiene que ver con personajes que encarnan, casi todos, justamente lo contrario de la humildad: La red social, filme que narra el proceso de fundación y expansión inicial de Facebook.

LA RED SOCIAL

Retrato creíble de ciertos ambientes universitarios estadounidenses, de los cazadores de talentos en las facultades, de las ambiciones, la falta de principios y la soledad de muchos de sus protagonistas (especialmente interesante la interpretación de Justin Timberlake), La red social incide también en ese punto que tanto cuestiona (y aleja) de las redes sociales: la privacidad… y el beneficio, muchas veces oculto y sin permiso del titular, que se obtiene de ellas, como se comentó tiempo atrás en la entrada Tus datos en internet: ¿Quién se forra (o sabe de ti) con ellos?

trailer red social

De El inglés que subió… y La red social hay varias copias disponibles en las bibliotecas municipales de Salamanca

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia y cine, Naturaleza y cine

Sherlock Holmes y la Ciencia: adelantándose a los tiempos

¿Por qué Shelock Holmes sigue fascinando generación tras generación e inspirando nuevas y exitosas series? Tal vez una de las claves sea su rigurosa y pionera, en muchos casos, aplicación de la metodología científica a la investigación criminal.

rexfeatures_1896795a

En un artículo publicado en la revista NewScientist, y libremente accesible en internet, se comenta la publicación reciente de varios libros que trabajan esa línea. Así, respecto al libro The scientific Sherlock Holmes, de James O’Brien, se dice que el autor

…muestra que Holmes estaba a la última en técnicas forenses, desde las huellas dactilares hasta el rastreo de criminales con perros. El primer relato donde se emplean las huellas digitales es de 1903, dos años antes de ser empleadas por primera vez con éxito por la policía. El primer cuento en emplear un perro de rastreo data de 1890, 13 años antes que se hicieran famosos con investigadores de casos reales.

 

Además, y aquí enseguida vienen a la mente Grishom, Horatio y todos los investigadores del CSI,

…Las pesquisas forenses de Holmes permiten a los lectores experimentar indirectamente sus hallazgos científicos en un ambiente bastante más emocionante que el de un laboratorio universitario.

 

Keats, Jonathon. “The Science of Sherlock Holmes”, NewScientist, 2013, 5 January, p. 40-41. Disponible en:

http://www.newscientist.com/blogs/culturelab/2013/01/the-science-of-sherlock-holmes.html

 

Deja un comentario

Archivado bajo Biotecnología, Ciencia y cine, Divulgación científica, Laboratorio

BioNoticias, 31 de enero de 2013

BioNots 31 enero

Deja un comentario

enero 31, 2013 · 1:37 pm

¿Dar a luz a un bebé neardental? Segunda parte… y entrevista al “genio”

Hace poco se publicaba en este blog la noticia (ABC, 21 de enero) de que el experto en biología sintética George M. Church decía disponer de la tecnología necesaria para resucitar a la «otra» especie humana que desapareció hace 30.000 años. La noticia ha sido ampliamente reflejada en los medios y promete ser un filón para polémicas y guiones de cines o miniseries, tal vez al más puro estilo hollywoodiano B.

Neandertal 2

Precisamente, esta nueva noticia, aparecida en El país (22 de enero) incide en el aspecto cinematográfico de la cuestión; el comienzo, además de citar al ya mencionado aquí Stephen Jay Gould, es impagable:

«El evolucionista neoyorkino Stephen Jay Gould, fallecido en 2002, se quejaba de que Hollywood se había pasado cien años repitiendo la misma historia de ficción científica: el genio con más audacia que talento al que su criatura se le va de las manos»

Y además, tampoco podría faltar (y es de agradecer en los tiempos que corren) una pizca de sentido del humor:

«El genetista de Harvard George Church, que ha inventado el marketing genético al escribir en una molécula de ADN su propio libro —Regénesis: cómo la bilogía sintética va a reinventar la naturaleza y a nosotros mismos—, ha propuesto no ya resucitar a un neandertal, sino a toda una cuadrilla de ellos.»

La noticia completa se encuentra en este enlace:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/01/22/actualidad/1358885200_037763.html

Y la entrevista a George Church en Der Spiegel, traducida al español, aquí:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/01/22/actualidad/1358880640_886356.html

Continúa en la entrada: La biología sintética y el bebé neardental: el nuevo Génesis

2 comentarios

Archivado bajo Ciencia ficción, Ciencia y cine, Clonación, Divulgación científica, Genetica

Findes de ciencia y cine: la experimentación con humanos en “Al cruzar el límite”

¿Hasta dónde es lícito experimentar con los seres vivos en general y con los humanos en particular? ¿Se deben eliminar todos los obstáculos que detengan o entorpezcan el avance de la ciencia? ¿Pueden sacrificarse algunas vidas por el bien de la humanidad? Este tipo de cuestiones están detrás de la película propuesta para el largo finde por San Alberto Magno, la festividad de Biología y Ciencias: Al cruzar el límite.

Argumento: Guy Luthan (Hugh Grant) es un médico inglés que trabaja en un hospital de Nueva York. Cuando desaparece el cuerpo de un hombre que falleció en su sala de urgencias, hace preguntas que por lo visto a nadie le agradan. El doctor Luthan sigue con sus averiguaciones y visita al eminente cirujano Lawrence Myrick (Gene Hackman). Entonces Luthan comienza a darse cuenta de que corre un serio peligro, ya que hay algunas personas dispuestas a impedir como sea que conozca los secretos del hospital. (Wikipedia)

La película, originalmente titulada Extreme measures (en Hispanoamérica, Medidas extremas) fue dirigida por Michael Apted y estrenada en 1996, estando basada en el libro homónimo (1991) del doctor en Medicina y escritor Michael Palmer. Cuenta con la presencia de tres rostros muy populares: Sarah Jessica Parker, actriz que, con algunos títulos muy estimables (Si no te casas, me mato), es sobre todo conocida por la procelosa serie Sex in the city (en España, Sexo en Nueva York), Gene Hackman, actor de larguísima y fecunda carrera en todos los papeles posibles (como las interesantísimas Testigo accidental, Sin perdón o El jurado), y Hugh Grant, conocido sobre todo por las comedias británicas (Cuatro bodas y un funeral, El diario de Bridget Jones o Notting Hill) pero con incursiones convincentes en el género dramático, siendo éste el caso de Sentido y sensibilidad y la película que nos ocupa.

Detrás de Al cruzar el límite, donde algunos personajes están poseídos por una ambigüedad moral que se traslada – incómodamente – al espectador, hay un cierto darwinismo social, en el sentido de la eliminación de los más débiles para la supervivencia y evolución de los más fuertes. Todo ello, en un ambiente de psico-thriller que resulta en un filme muy entretenido y con importantes lecciones morales.

Al cruzar el límite está disponible (versión original) en Youtube. Picando sobre las imágenes, se accede a la primera parte de la película, estando disponibles en la página los enlaces a las secuencias siguientes.

Deja un comentario

Archivado bajo Biomedicina, Ciencia ficción, Ciencia y cine

Findes de ciencia y cine: La pesca del salmón en Yemen

¿Pescar salmones en Yemen? Toda una locura, aparentemente… Sobre esta bendita locura se basa la película británica La pesca del salmón en Yemen (Salmon fishing in the Yemen), estrenada en 2011.

Argumento: El doctor Alfred Jones (Ewan McGregor), miembro del Centro Nacional para el Fomento de la Piscicultura, debe su reputación a un trabajo pionero sobre la reproducción de los moluscos. Cuando su jefe le pide que estudie la posibilidad de introducir el salmón en Yemen, rechaza la propuesta rotundamente. Lo que ignora es que detrás del proyecto está un acaudalado jeque árabe (Amr Waked), empeñado en exportar el arte de la pesca con mosca al norte de Yemen. Sin embargo, el disparatado proyecto capta la atención de una ambiciosa asesora (Kristin Scott Thomas) del primer ministro, que ve en él una excelente oportunidad para mejorar el prestigio del Reino Unido en Oriente Medio y, de paso, consolidar su futuro político. Cuando el proyecto se pone en marcha, el doctor Jones se ve obligado a reconsiderar su dictamen inicial y a colaborar con la joven y atractiva representante del jeque (Emily Blunt). (Filmaffinity.com)

La pesca del salmón en Yemen, basada en la novela homónima de Paul Torday, es una comedia típicamente británica, capaz de sacar humor de las situaciones más trágicas. A través sobre todo de los actores de reparto, se hace parodia del mundo científico y del político, y de cuando ambos coinciden y/o se necesitan. Pero la película va más allá de la sátira, al tocar muchos temas: en el plano estrictamente personal de los protagonistas, surgen cuestiones como la propia vocación, la rutina y la novedad en las relaciones amorosas, el duelo ante una pérdida, la empatía y la misericordia, la posibilidad de cambiar… En el plano social, la ecología (incluidas las especies invasoras), la política internacional y doméstica, la ingeniería civil; y, como mezcla de ambos planos, el ateísmo, la fe y la Fe, la esperanza, el fundamentalismo y la tolerancia.

Como en Local hero, los paisajes escoceses tienen un importante papel, así como el desierto. El director y el guionista se sirven de ellos para elaborar ricas metáforas existenciales, y nada mejor que el pez protagonista, el salmón, para cumplir esa función simbólica.

Sin embargo (y eso es algo que deberá descubrir el espectador) tal vez la imagen más rica y fundamental en el desarrollo del filme, no tiene lugar en ninguno de esos dos ambientes.

El libro se encuentra disponible en la biblioteca de la Casa de las Conchas (signatura: N TORDAY, Paul) y varias bibliotecas más de la provincia y de la región. La película puede verse, mediante pago desde 3 euros, en Youtube.

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia y cine, Medio ambiente, Naturaleza, Política científica

Puentes de ciencia y cine: cuando un paleontólogo no sabe qué hacer ni con un leopardo vivo… ni con su dueña

Aunque estos días parecen invitar a ver películas de terror y/o relacionadas con la muerte, la película propuesta para el puente es precisamente lo contrario, divertida y vitalista a más no poder: La fiera de mi niña.

David Huxley es un joven paleontólogo que parece tener todo aquello a lo que un hombre puede aspirar: está a punto de casarse y acaba de recibir la pieza que faltaba de la posesión más preciada de su museo: la clavícula intercostal de un brontosaurio. Sólo le falta conseguir el millón de dólares que espera recibir de una rica solterona, para lo cual esa misma tarde jugará una partida de golf con el abogado de la misma, para así acabar de convencerla de que done el tan ansiado millón. Sin embargo, en esa partida coincidirá con una mujer, Susan Vance, sobrina de la ricachona, en un encuentro lleno de situaciones bochornosas y desaguisados (entre ellos, cuidar de un leopardo llamado Baby, que Susan va a regalar a su tía) que le cambiará vida para siempre.

La fiera de mi niña (Bringing up, Baby!) se estrenó en 1938, cuando aún la crisis iniciada en 1929 tenía bastante virulencia, y fue concebida dentro del subgénero, muy de moda entonces, de las llamadas screwball comedies, que en español sería algo así como “comedias alocadas”. Estas películas se caracterizaban por un ritmo trepidante y estaban llenas de situaciones disparatadas, como puede apreciarse en la mayor parte de las protagonizadas por los hermanos Marx. Contaban con el favor del público, deseoso de obras de ficción que al menos por unas horas les permitiera evadirse de la realidad, aspecto este, el del cine como evasión en aquella época, que Woody Allen, en La rosa púrpura de El Cairo, reflejó maravillosamente. La película cumple tan fielmente los esquemas del subgénero que se convirtió en la más famosa de las screwball comedies. Pero no sólo eso: a pesar de que el estreno fue muy poco afortunado, con el tiempo La fiera de mi niña fue ganando el favor de público y crítica, hasta el punto de llegar a ser considerada no sólo una de las mejores comedias de la historia del cine, sino también una de las películas clásicas por excelencia.

David, con salto de cama: “¡Es que de pronto me he vuelto gay!”

La presencia de elementos de la ciencia y la naturaleza es constante en todo el filme. Así, nada más empezar se ve la imagen del imponente esqueleto del brontosaurio del museo, y poco después David se encuentra jugando en un magnífico campo de golf. Esa misma noche, Susan y él dan una vuelta en coche por Riverdale, un barrio residencial neoyorquino de palacetes rodeados de altos árboles y cuidados jardines, buscando la casa del abogado. La noche es tan suave, como diría Keats, que da lugar a uno de los momentos cumbre de la película:

– Susan, ¿acaso hacen en Riverdale todas las casas iguales?
– No, David, ¿por qué me preguntas eso?
– Porque creo que, con ésta, es la sexta vez que pasamos delante de esta casa.
– Sí, David, pero ¡hace una noche tan agradable para pasear!

Al día siguiente, David conocerá a Baby, un precioso leopardo que el hermano de Susan le ha traído del Brasil para regalárselo a la tía Elisabeth. En el viaje hasta la granja de la tía, en Conneticut, al que David accede a regañadientes, se encontrarán con patos, gansos y un foxterrier llamado George, aparte de un paseo nocturno entre zarzas y arroyos profundos y aullidos que imitan a hembras de leopardo en celo. De todo ello resulta que los seres vivos – y los fosilizados – juegan un papel decisivo en el logro de los dos tonos fundamentales del largometraje: el de comedia antes aludido, y el romántico.

David, Baby y Susan compartiendo coche. “¡Ya nada me importa! 
Total, lo que he hecho hoy, ¡lo podía haber hecho con los ojos cerrados!”

La calidad de la película se debe a varios elementos: la pareja protagonista estuvo formada Katharine Hepburn y Cary Grant, dos de los más grandes actores que ha dado el cine, como magnífico director fue Howard Hawks, miembro de honor de esa estirpe de realizadores capaces de dirigir un western, una comedia, una película de guerra, un drama o un filme policiaco con igual de maestría, como lo hicieran, por poner unos ejemplos, Anthony Mann, Frank Capra, John Ford o, mucho más recientemente, Francis Ford Coppola o Steven Spielberg. El segundo elemento decisivo fue el guión, que refleja el enamoramiento que se produjo entre el autor del original y la adaptadora.

Pero la película debe también muchísimo a otra característica del eterno cine clásico: unos actores secundarios excelentes. Empezando por la tía y siguiendo por el comandante Applegate, el borrachín irlandés Gogarthy o el psicoanalista Dr Lehman (una excelente parodia del psicoanálisis: “El impulso amoroso se refleja en el hombre en manifestaciones violentas”), su presencia es tan fundamental que se dio el caso de que, ante la dificultad que tenía Katharine Hepburn para hacerse con su personaje, fuera el actor que hizo de comisario Slocum (Walter Cattlet) quien, a petición del director, escenificara lo que éste esperaba de ella. Del mismo modo, Howard Hawks tuvo que recordarle a Cary Grant quién era su inspiración para este papel: el gran actor de cine mudo Harold Lloyd.

Otro aspecto curioso de la misma es el propio título y su traducción en España. El título original, Bringing up, Baby! podría traducirse como “Subir a Baby” (como se hace con las fieras en el circo, al subirlas a las peanas) o, más comúnmente, “Educando/Criando a Baby”. Sin embargo, el título final resulta ciertamente ingenioso: La fiera de mi niña no sé referirá solamente al leopardo, sino a la propia dueña, Susan, quien con ese carácter indomable (nunca mejor dicho) será otra fiera para el atribulado David. Se puede decir que es de esos pocos casos en que la traducción del título iguala o supera a la original, como ocurre con Solo ante el peligro (Noon train, “Tren del mediodía) o Con la muerte en los talones (North by Northwest, “Del Norte al Noroeste”). Y también es de las escasas ocasiones en que merece la pena ver la versión doblada, sencillamente excelente.

Por último, no se puede terminar sin recordar que el leopardo Baby sólo se calmaba escuchando música, en especial con una canción: Todo te lo puedo dar menos el amor, Baby.

Baby contemplando embelesado el tocadiscos, mientras suena Todo te lo puedo dar menos el amor, Baby

(I can’t give you anything but love, baby)

[picar para escuchar la versión de Ella Fitzgerald y Louis Amstrong]

Pd. Una excelente página sobre La fiera de mi niña es Filmsite Movie Review, http://www.filmsite.org/brin.html

2 comentarios

Archivado bajo Ciencia y cine, Uncategorized