Archivo de la categoría: Botánica

Elogio de las malas hierbas

Hasta no hace mucho tiempo, en los extrarradios de las ciudades era fácil encontrar piedras en el suelo y seguir el ciclo de las estaciones en las plantas y animales de los solares sin construir, calles sin arreglar y campos cercanos. Para quienes no han vivido en pueblos, estos lugares eran la primera forma de conocer e interesarse por la naturaleza, contemplando hormigas, lagartijas, gorriones, golondrinas, vencejos y aviones, margaritas, cardos, saramagos, malvas…

piano 010

En lo que respecta a las plantas, las malas hierbas han gozado de una fama tan penosa que, en idiomas como el español, incluso les viene pegada en el nombre (como, aunque por otras razones, al pájaro bobo y a la tortuga boba). “Malas hierbas”, “maleza”, “planta indeseable”… sólo en los últimos años se han empezado a usar denominaciones más neutras y científicas, como “arvense” o “ruderal”. En un principio, se podría entender por tal la planta sin beneficio que estorba o ahoga la planta productiva. La Biblia lo expresa de una forma sencilla y hermosa:

Un sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, sucedió que parte de la semillas […] cayó entre los espinos. Y los espinos crecieron y la ahogaron, y no dio fruto. (Mc 4, 1-9)

Pero sucede también que especies beneficiosas en un terreno, pueden no serlo en otro, como aquellas ornamentales que acaban chafando los cultivos locales, o en otro país, o en otro continente, de modo que al final una mala hierba (que a veces tiene bastante poco de hierba, caso del eucalipto) acaba siendo aquella planta que crece en un lugar donde no se la desea.

Plumeros

Cortaderia selloana, conocida sobre todo como plumero, planta originaria de Sudamérica, de uso ornamental y considerada invasora en España. Ejemplares en Salamanca, frente a la estación de bomberos. Fuente: Google Maps.

Buena parte de estas plantas, en especial las ruderales, presenta unas capacidades asombrosas para nacer las primeras y crecer velozmente en tierras recién removidas o en lugares inverosímiles como cornisas y grietas de edificios o carreteras.

piano 014

Todo esto ha despertado el interés científico en ellas, cambiando el modo en que se las considera pues, como bien se dice en inglés, there is more than meets the eye; tal es el caso de la Arabidopsis thaliana:

Pese a que está emparentada con numerosas plantas comestibles como la col, el nabo o la planta de la mostaza, esta especie no tiene interés comercial. Pero en el ámbito científico esta (mala) hierba acapara más atención que otras especies más bellas y exuberantes, con mayor importancia económica o las que ya tenían una tradición en la investigación. En el año 2000 se obtuvo la secuencia de su genoma, siendo el primer genoma de planta secuenciado. (http://www.seresmodelicos.csic.es/planta.html)

Arabidopsis

http://www.dicyt.com/viewItem.php?itemId=3768

Para quien quiera hacer una primera aproximación al estudio de estas plantas, la Biblioteca dispone de, entre otros, estos interesantes recursos:

Imperialismo ecológico, de Alfred Crosby, dedica un excelente capítulo titulado tal cual, “Malas hierbas”, dentro de un libro cuya lectura es una delicia. (signatura: 504 CRO imp)

Plantas silvestres de Castilla y León tiene un capítulo extenso y valioso dedicado a las plantas nitrófilas y ruderales (p. 359-449), apareciendo especies tan conocidas (e inadvertidas) como la cebadilla ratonera, el estramonio, la ortiga ciega o la malva. (582 PLA pen)

Weeds: the story of outlaw plants: magnífico libro que presenta de forma muy amena la historia natural y cultural de estas plantas “fuera de la ley”. Conviene tener un diccionario bilingüe al lado para identificar la cantidad de plantas citadas. (632.51 MAB wee).

Deja un comentario

Archivado bajo Botánica, Ecología, Naturaleza

¿Cuándo es perfecta una flor?

¿En qué punto es perfecta una flor?

piano 014

¿Es perfecta cuando no es más que una semilla en tu mano, esperando a ser plantada? Todo lo que será alguna vez, está ahí en ese momento.

¿Es perfecta cuando empieza a germinar, oculta bajo varios centímetros de tierra?En este momento es cuando empieza a mostrar las primeras señales del milagro que llamamos creación.

¿O cuando saca su cabeza por la superficie de la tierra y ve la cara del sol por primera vez? Todas sus energías las ha empleado en alcanzar esta fuente de vida; hasta ese momento, no ha tenido más que una voz interior diciéndole qué camino tomar para crecer.

piano 010

¿O cuando comienza a florecer? Es entonces cuando se pueden empezar a ver sus características individuales. La forma de las hojas, la cantidad de capullos: son todos únicos de esta flor, incluso entre flores de la misma especie.

¿O es en el momento del florecimiento completo, el crescendeo de toda la energía y el esfuerzo de la flor para alcanzar este punto en la vida? No olvidemos su humilde y tranquilo final, cuando vuelve al suelo del que vino.

¿Cuándo es perfecta una flor?

Thomas M. Sterner

IMG_7505

Sterner, Thomas M. The practicing mind. Novato: New World Library, 2012. Fotos 1 y 2, cortesía de Elena Morato; foto 3, cortesía de Javier Santano Marcio.

Deja un comentario

Archivado bajo Botánica

El chopo y/o álamo

Uno de los árboles más reconocibles, a simple vista, es el chopo/álamo. Esta dualidad en el nombre obedece a una mayor complejidad, pues la distinción no es fácil para el simple paseante… y tampoco para el experto. El hispanista Ian Gibson lo expresa con bastante gracia en un artículo titulado significativamente Chopos y/o álamos:

Lo confieso. Más ornitólogo que botanista, todavía no he llegado a poder distinguir entre chopos y álamos, y eso por mucho que frecuente los manuales o pregunte a quienes saben.

Y cita el origen de su interés, que quien escribe esto también comparte: Antonio Machado:

…¡álamos de las márgenes del Duero,
conmigo vais, mi corazón os lleva!

El propio poeta no contribuye mucho a desfacer el entuerto: en este mismo poema, el VIII de “Campos de Soria”, usa tanto “álamos” como “chopos”.

piano 001

Árboles plantados en la ribera del río Gamo, Gajates, Salamanca

Salamanca no es una ciudad muy afortunada para ver estos árboles. Con la fama de destroza-tuberías y además víctimas, quizá las predilectas, del terror arboricida protagonizado por el anterior alcalde de la ciudad, Julián Lanzarote, si se exceptúa la ribera del Tormes, apenas quedan ejemplares de álamos canadienses en dos o tres parques de la ciudad (baste recordar los eliminados en los Dominicos, el Botánico o el Colegio Campo Charro), y menos aún de chopos negros, de los que persiste algún afortunado ejemplar en el Campus Unamuno y la antigua avenida de Champagnat, antes dotada de una hermosa hilera de árboles que acompañaban el camino al Cementerio.

Populus

Antigua Avenida de Champagnat o Camino del Cementerio (Google Maps)

La Biblioteca tiene un ejemplar de El chopo (Populus sp.) : manual de gestión forestal sostenible, con la signatura 633.87 CHO fer.

Artículo de Ian Gibson: http://elpais.com/diario/2005/05/17/andalucia/1116282133_850215.html

Deja un comentario

Archivado bajo Biología, Botánica, Nuevas adquisiciones de la biblioteca

BioNoticias, 25 de junio de 2013

BioNots 25 junio

Deja un comentario

junio 25, 2013 · 1:24 pm

BioNoticias, 11 de junio de 2013

BioNots 11 junio

Deja un comentario

junio 11, 2013 · 12:25 pm

BioNoticias, 4 de junio de 2013

BioNots 04 junio

1 comentario

junio 4, 2013 · 11:30 am

BioNoticias, 28 de mayo de 2013

BioNots 28 mayo

Deja un comentario

mayo 28, 2013 · 12:48 pm