Findes de naturaleza y cine: los valores ambientales, o simplemente los valores, en El jinete pálido y Raíces profundas

La producción de remakes, de versiones más o menos exactas de películas anteriores, es una tradición muy arraigada en el cine. Por ejemplo, aquí hemos comentado dos películas de Howard Hawks, La fiera de mi niña y Su juego favorito. También de Hawks son Bola de fuego (1941), con Barbara Stanwyck y Gary Cooper, y su versión, si cabe aún mejor, Nace una canción (1948), con Danny Kaye, Virginia Mayo y Louis Amstrong.

pale-rider

http://www.moviecricket.com/movies/pale-rider/

El jinete pálido (1985), de Clint Eastwood, es también una versión del clásico de los años 50 Shane, que en España se tituló Raíces profundas (George Stevens, 1953). En la primera, un grupo de mineros lucha contra magnate sin escrúpulos que ansía quedarse con sus explotaciones y tienen la batalla casi perdida hasta que aparece un predicador (Eastwood) que se enfrenta al poderoso en defensa de los mineros. En la segunda, la lucha sucede en el mundo del ganado, siendo en este caso un antiguo pistolero (Alan Ladd) quien lidera el enfrentamiento al ranchero acaparador.

Shane 1

http://www.sodahead.com/entertainment/what-is-the-greatest-western-of-all-time/question-1973677/?page=2

En ambos casos, la derrota de los débiles traería consigo una destrucción aún mayor del medio natural del que viven, además de la consumación de una injusticia. Pero el verdadero meollo de las películas es la aparición de ese héroe misterioso, con un pasado turbio, que asume una buena causa y la hace llegar a buen puerto. Este aspecto, bien trazado en El jinéte pálido y con sello de verdadera obra maestra en Shane, es un aspecto esencial en el cine clásico (y en algunas películas actuales) de Hollywood: la posibilidad de cambiar de vida y de este modo cumplir con aquellas historias en la que los buenos no son sólo personas íntegras desde siempre, sino también aquellas que, a pesar de sus fallos, delitos, de una mala vida, en un momento dado pueden redimirse.

Así, ambas películas siguen los viejos códigos de las películas del Oeste, donde los héroes de La diligencia, de John Ford, son el antiguo preso, la prostituta y el médico alcohólico, o en Río Bravo, del propio Hawks, en la que el íntegro comisario sólo puede contar con la ayuda de un ayudante alcohólico, un anciano, un adolescente y la jefa del burdel.

Shane 2

http://www.jamesnava.com/2009/10/05/country-and-western-music-%E2%80%93-8%C2%AA-parte-bandas-sonoras-western-iv/

Y tampoco falta en ambas películas una historia de amor, inevitable y e irrenunciable, más carnal en El jinete pálido, más idílica, y por tanto más dolorosa, en Raíces profundas, además de la admiración profunda que los héroes causan en los niños.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Medio ambiente, Naturaleza y cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s