Los embalses, ecosistemas artificiales integrados en el medio ambiente

Los ríos y acuíferos son las piezas fundamentales de nuestros recursos hídricos. El agua, los cauces, el dominio público hidráulico, la vegetación de ribera y la fauna son elementos esenciales de nuestros ríos, pero también lo son las actividades económicas, culturales y de ocio asociadas a ellos. Son bienes y valores a proteger para su uso y disfrute por los ciudadanos.

El embalse constituye una masa de agua que puede asimilarse a un lago, aunque no natural, que tiene un interés ecológico propio, cuyo estado depende de los factores de control externos naturales y humanos. Un embalse en buenas condiciones puede albergar toda una biocenosis asociada a sistemas lénticos, de peces y otra fauna acuática y con especial relevancia para las aves. 

Gestión de embalses

De un aspecto hasta ahora poco tratado, como es el de la gestión ambiental de los embalses, trata el libro Gestión de embalses: buenas prácticas ambientales en la gestión de embalses, habiendo un ejemplar en la Biblioteca, con signatura 504 GES min.

Deja un comentario

Archivado bajo Medio ambiente, Política científica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s